El tren de las historias: Capitulo I. El tren surgido de la nada y un extraño revisor

21 Ene

Caminaba aquel día entre los fríos estertores del invierno. El gélido lamido del viento entumecía mis manos, pero no me importaba. Caminaba sin rumbo, guiado por la mano del destino que dibujaba mis pasos antes incluso de que fuera consciente de haber avanzado. La noche caía ligeramente, ahogando al sol cada vez con más fuerza; y algunas estrellas comenzaban a asomar timidamente por el este. La calle se iba llenando de soledad a mi paso.

Mientras vagaba perdido en mis pensamientos, llegué sin darme cuenta a una estación. Una estridente sirena me sobresaltó. De entre las brumas, una descacharrada locomotora avanzó rápidamente, arrastrando tras de sí una larga fila de vagones, encadenados entre sí como reos de muerte. La locomotora frenó suavemente con un quejido apenas audible hasta detenerse por completo al llegar a mi altura.  Observe el tren en su conjunto. Su superficie estaba pintada de color negro mate y sus ruedas sufrían de la humedad experimentada a lo largo del tiempo, que les otorgaba el color rojizo característico del hierro oxidado. Hice un esfuerzo por ver algo a través de los grandes ventanales, pero fue en vano.

“Me pregunto si Stephenson construyó esta máquina en persona”, pensé para mis adentros, recordando la clase de historia. El tren no se parecía en nada a los trenes modernos. Esperaba que de un momento a otro empezara a entrar gente vestida a la manera de la época victoriana con ostentosos sombreros y refinados trajes.

De repente, la puerta del primer compartimento se abrió con un chirrido. Un anciano uniformado salió sin demasiada prisa de él, carraspeó ligeramente y promulgó a voz de grito:

-¡Pasajeros al tren!

Le observé divertido, preguntándome a quién le estaba hablando. “Ya he descansado suficiente” me dije, y me dispuse a salir de la estación.

-¡Eh, tú, chico!

Me di la vuelta. El anciano se dirigía a mí.

-¿No me has oído? ¡Vamos a partir!

Me fijé detenidamente en el hombre, quien supuse que debía ser el revisor. Tenía un aspecto bonachón y un aire dulce, parecido al de aquel simpático abuelillo que tantas historias me había contado cuando apenas era un chiquillo. El revisor no tenía pinta de ser una mala persona. Vacilé entre hacerle caso o salir corriendo.

-¡Vamos chico!

Su tono apremiante terminó por convencerme. Me acerqué con parsimonia.

-Disculpe -dije con una inocente sonrisa. No voy a subir al tren.

-¿Ah no? -replicó con un deje de misterio- ¿A dónde te diriges, entonces?

-Euhh -no había pensado realmente en un destino. Me encogí de hombros- supongo que hacia donde sople el viento.

-Perfecto. Allí es donde para este tren.

-Oh, pero no tengo billete- dije, excusándome torpemente.

-Eso no es importante. El precio de tu billete será la historia que traes detrás tuya.

El revisor se apresuró a entrar de nuevo en el tren mientras me indicaba con un ademán de manos que le siguiera. Cada vez más y más preguntas bullían en mi interior. “¿Quién es este enigmático personaje? ¿Qué clase de tren es este?” Pero algo en la manera de actuar del revisor me indicaba que aún no era el momento.

-Ardo en deseos de conocer tu vida, chico; sin embargo, se está haciendo tarde. Hablaremos después del trayecto.

Acto seguido, como si la maquinaria hubiera podido oir nuestra conversación, el tren se puso en marcha.

-Vas a tener que disculparme. Hay cosas que hacer y poco tiempo. Ahora puedes ir a los vagones de pasajeros. Tal vez conozcas a alguien interesante.

El revisor se encaminó a la cabina de la locomotora. A mitad de camino se volteó nuevamente y dijo:

-Por cierto, mi nombre es Edward. Edward Hopper. ¿Me dirás tu nombre?

-Oh claro. Puedes llamarme León.

Anuncios

Una respuesta to “El tren de las historias: Capitulo I. El tren surgido de la nada y un extraño revisor”

  1. jaime13lzq enero 26, 2012 a 9:15 pm #

    La primera mini-novela está en marcha. Ya tengo otro capítulo escrito a mano. Cuando me acuerde lo publico.Pero antes quiero escribir sobre otra idea que me ronda la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: